El círculo de la pobreza

    La educación es básica para terminar con la pobreza. Cuando se puede estudiar, se desarrollan más habilidades y se adquiere un mayor nivel cultural y más conocimientos. Esto permite tener más posibilidades para acceder a un empleo digno y ser dueño de tu propio futuro.  

    El mayor nivel cultural que facilita la educación contribuye a aumentar la esperanza de vida y a mejorar la salud de la población, favorece el crecimiento económico y la distribución de la riqueza, y permite a los ciudadanos participar en la vida pública y así defender sus opiniones y derechos.

    Sin educación, los niños y niñas de hoy serán los analfabetos de mañana. Ellos y los hijos de sus hijos están condenados a la explotación y a una vida de miseria.
 
Ejemplos: 
1 Burkina Fasso
2 Zona rural de Honduras